domingo, 11 de noviembre de 2012

La pérdida de Iberia: otro fracaso clásico de los "empresarios corporativos" en España



Los 4500 trabajadores en ciernes de ser despedidos en Iberia- la mayor regulación de empleo de la historia laboral de España- la reducción en un 15% de la capacidad operativa de esta aerolínea, así como los 25 aviones menos que operarán en sus rutas, suponen otro ejemplo más de que algo grave pasa en la alta dirección de determinadas multinacionales de origen español. 

Mucho escuchar la sempiterna cantinela de "la compañía de bandera"; mucho afirmar que la fusión con British Airways suponía "un paso importante en el proceso de creación de una de las principales aerolíneas del mundo"; mucho hacer hincapié en las supuestas sinergias de la fusión desde 2011 con los británicos, pero finalmente la situación lamentable que se avecina no deja de ser otro ejemplo más (el penúltimo fue el episodio Repsol en Argentina) por el cual el management español, la dirección de grandes firmas desde España, queda internacionalmente malparado.

Un empresario no es sólo el emprendedor individual que detecta o crea oportunidades de negocio (tipo "start - ups"). También lo es el "empresario corporativo", que no se limita a administrar eficientemente los activos de la empresa, sino que además anticipa y gestiona el cambio que inexorablemente llega, reevaluando 1) la cartera de negocio, es decir, lo que la empresa hace, y 2) los procesos internos de gestión, o sea, cómo lo hace. Si ese sentido anticipatorio, prospectivo, se hubiera producido en Iberia hace varios años, en lugar de decir "sí señor" a una oferta "que usted, señor consejero delegado, no podrá rechazar", los 4500 despedidos " de facto" quizá hubieran encontrado una mejor oportunidad profesional -dentro o fuera de Iberia-, pero no desde luego ahora, donde parece que el tablero de juego del sector aeronáutico está muy delimitado.

Dirigir rutas aéreas comerciales es complicado, pero no imposible. De hecho, algunos de los que lideran empresas de este tipo fuera de nuestro país no vienen de alta cuna ni se han pasado la vida haciendo MBA´s al peso. Sin embargo, aquí ha habido demasiado botafumeiro dedicado a los máximos responsables hasta ayer, demasiada desidia directiva para tanto como ganan, y demasiados hábitos por erradicar al estilo del viejo INI, que parece que siguen aún marcando.   
  
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario